Un Mundo Violento

Un Mundo Violento

 

¿En que mundo estamos hoy? ¿Es acaso un mundo violento?

En los pasajes del libro de Génesis desde el capítulo 4:1 al 6:8 se muestran los problemas y la violencia que comenzó a reinar en el mundo después de la caída del ser humano y cómo Dios reacciona ante la actitud de la humanidad, siempre inclinada a hacer lo malo. Se estudió por medio de tres estructuras básicas. La primera la estructura literaria, la segunda el significado o propósito que tuvo Moisés al ordenar los registros de la historia y qué significado tiene para nuestro presente.

  1. Estructura Literaria.

    La estructura literaria de Génesis capítulo 4: 1 al 6:8, se establece en dos bloques:

    • a) violencia primitiva y esperanza (Gn. 4.1-5:32)
    • b) violencia posterior y esperanza (Gn. 6:1-8)

    Estos dos bloques están caracterizados por reflejar la violencia que reinaba y a su vez cómo en medio del caos Dios siempre abre una puerta para la esperanza.

    En cuanto al primer bloque de violencia primitiva y esperanza, se observan dos aspectos literarios:

    • La narrativa
    • La genealogía

    Existe un paralelismo en relación a ambas, por ejemplo, en la narrativa se compara a Caín (4:1-16) con Set (4:25-26). En cuanto a Caín se presenta como un hombre pecaminoso, corrompido por el pecado, en cambio a Set se le presenta como un hombre justo con una descendencia de carácter espiritual. La genealogía Moisés presenta el mismo paralelismo, el linaje de Caín se presenta como una descendencia pecaminosa y violenta (4:17-24) y el linaje de Set (5:1-32), se destaca una descendencia que buscó y agradó a Dios. Es importante resaltar que en ambos genealogías se mencionan a dos nombres Enoc y Lamec, sin embargo, en cada linaje es un paralelo del otro.

    En el linaje de Caín, Enoc, es un hombre que se exalta a sí mismo, mientras que en el linaje de Set se dice que fue un hombre que caminó con Dios. El otro nombre es Lamec, en el linaje de Caín se refieren a él como un asesino y en el linaje de Set, Lamec es un hombre que tiene un hijo y que su nombre es una oración dirigida a Dios, suplicando una esperanza para el mundo, ese hijo era Noé. El paralelismo en este primer bloque de violencia primitiva y esperanza por medio de la narrativa y la genealogía pretendía presentar la línea de acción de estos dos hombres y su influencia en las generaciones futuras.

    El segundo bloque de violencia posterior y esperanza (6:1-8). Se dividen en tres partes donde se mencionan sobre:

    • Los Hijos de Dios (6.1-3).
    • Nefilim (6:4-7).
    • Y un epílogo (6:8).

    En cuanto a la primera parte donde se hablan de los Hijos de Dios (6:1-3), aunque sigue habiendo mucha controversia, se presenta tres posturas de interpretación.

    Para algunos los Hijos de Dios son los descendientes de Set, los selitas, y las hijas de los hombres son los cainitas, la otra postura es que los Hijos de Dios son los ángeles apoyándose en los versos (job. 1.6, Sal.29:1) y las hijas de los hombres, son los humanos, la tercera postura es que los hijos de Dios son Reyes y Nobles (2 Sm. 7:14, Sal.2:7) y las hijas de los hombres son campesinas. Lo más importante en resaltar de este punto es lo que menciona que hicieron los Hijos de Dios, se menciona con un toque negativo, ya que el texto menciona que estos tomaron las mujeres a la fuerza sin previo consentimiento, por lo vuelve a tomar importancia la violencia que reinaba en ese tiempo.

    El segundo aspecto es cuando se mencionan a los Nefilim (6:4-7), estos personajes se refieren a jefes militares que amenazaban con mucha violencia, generando un belicismo explotador, los versos nos revelan que Dios ante tanta maldad, se arrepiente de haber hecho al ser humano. Y por último el epilogo (6:8) cierra esta segunda división de violencia posterior y esperanza, precisamente con esperanza. Dios presenta el rescate de las futuras generaciones por medio de un hombre llamado Noé, descendiente de Set.

  2. El significado Original

    La intención de Moisés al estructurar de tal forma el material narrativo y genealógico era ayudar al pueblo de Israel a relacionar el pasado con las experiencias que estaba viviendo, de esta forma alentarles a la obediencia y a la fe en seguir los planes de Dios para ello. Moisés en todo momento quería que el pueblo de Israel identificara a Caín y su descendencia con los egipcios y a ellos con Abel, Set y su descendencia, que fueron fieles a Dios. Por ellos en las narrativas y las genealogías que se presentan en la primera estructura de violencia primitiva y esperanza se aprecian conexiones entre el pasado y el presente con sus implicaciones.

    A. En cuanto a las conexiones en la primera parte de la violencia primitiva y esperanza, de las narrativas, Moisés identificó cinco conexiones entre Caín y los egipcios de la siguiente forma:

    1. La ocupación. (Gn. 4:2, 46:33-34). Se menciona la ocupación de Caín como labrador de la tierra y a Set como pastor de ovejas, esto guarda conexión con lo que en el presente era la ocupación del pueblo de Dios, seguían siendo pastores de ovejas como Abel.

    2. Los sacrificios. (Gn. 4:3-4, Ex. 5:3). En estos versos Moisés destaca el tipo de ofrenda que presentó Caín y Abel. Resaltando la ofrenda de Abel, que llevo una oveja primogénita y gorda, mientras Caín llevo solo frutas, no hay referencia especial a esta ofrenda. La conexión con el presente de Israel es que ellos querían ir a sacrificar a su Dios y el pueblo de Egipto no les dejaba ir adorar a Dios, Moisés quería que relacionaran la ofrenda de Abel con el deseo de una verdadera adoración, mientras que los egipcios como Caín no les importaba la adoración genuina a Dios.

    3. Homicidios. (Gn. 4:8). Otra conexión es el homicidio de Caín con los homicidios que los egipcios estaba cometiendo con los israelitas.

    4. Ubicación. (Gn. 4:11-12, Dt. 11:10-12). La maldición que recibió Caín estaba relacionada con habitar en tierra poco productiva y estéril, como la tierra de Egipto, mientras que al pueblo de Israel Dios le está prometiendo una tierra productiva, como la tierra de Canaán.

    5. Protección. (Gn. 4:15). Otra conexión es la protección que Dios le brindo a Caín a pesar del homicidio que había cometido, de esa misma forma Egipto estaba disfrutando de cierta protección de Dios, guardando una estrecha relación entre Caín y Egipto.

    B. En cuanto a las conexiones que se encuentran en las genealogías de la primera parte de la violencia primitiva y esperanza.

    a) Moisés identificó seis conexiones entre la genealogía de Caín y los egipcios por medio de las siguientes referencias:

    1. Constructor de ciudades (4:17). Caín construyó una ciudad, como era común que hicieran los egipcios.
    2. Nombre de las ciudades (4.17). La ciudad que construyó Caín le puso el nombre de su hijo, exaltándose a sí mismos, como lo hacían los faraones egipcios.
    3. Orgullo de los homicidios (4:23). La descendencia de Caín se jactaba de sus atrocidades, de igual forma los egipcios veneraban a sus faraones y sus hazañas crueles.
    4. Muerte de niños (4:23). Un descendiente de Caín asesina a un niño, así como los egipcios mataban a los niños hebreos.
    5. Mayor protección (4:24). Los faraones estaban confiados de la protección de sus dioses, así como este descendiente de Caín estaba seguro de su protección.
    6. Sofisticación cultural (4:20-22). Jabal, Jubal y Tubal-Cain, descendientes de Caín, están relacionados con la sofisticación cultural, guardando relación con la sofisticación que tenían los egipcios.

    b) Moisés identificó cuatro conexiones entre la genealogía de Set y el pueblo de Israel por medio de las siguientes referencias:

    1. Descendencia biológica (5:32). El término semítico viene del nombre de Set, relacionando la descendencia de Set con el pueblo de Israel.
    2. Fiel y justa (5:24). Enoc les recodaba como debían ser.
    3. Numerosos (5:4-30). El pueblo de Israel relacionaba la multiplicación con la bendición de Dios de ser fructifico, en estas citas se menciona nueve veces las palabras hijos e hijas.
    4. Longevidad (5:27). Se menciona a Matusalén, descendiente de Set que vivió por muchos años, recordando la bendición de Dios sobre sus descendientes.

    C. En cuanto a las conexiones de la segunda parte de la violencia posterior y esperanza, se identifica una referencia:

    Se vuelven a mencionar a los Nefilim (Gn. 6:4, Num. 13:32-33). Moisés menciona a estos guerreros feroces que ahora se encontraban en Canaán pero con el propósito de recordarles al pueblo de Israel de que estos soldados eran sus enemigos y estaban vencidos por Dios. Sin embargo vemos que el pueblo no lo asimiló de forma correcta y se dejaron intimidar por ellos, perdiendo la oportunidad de entrar a la tierra prometida.

  3. Guía de aplicación

Estos pasajes estudiados en el libro de Génesis concretamente desde el capítulo 4: 1 al 6:8, vuelven a tener en nuestros días un gran valor práctico. Se analiza como en el Nuevo Testamento por medio de Jesús y su reino inaugurado, reino que continúa desarrollándose y que una época tendrá toda su consumación, estos pasajes hallan una utilidad que nos permite aplicar en los días actuales. Se estructura la aplicación en tres partes.

a) Inauguración del reino. Estos capítulos que se han estudiado en esta semana, fueron estructurados en dos grandes bloques que cada uno implican violencia y esperanza. La aplicación en el Nuevo Testamento se menciona en Hebreos 12:23- 24, cuando se dice que la sangre de Cristo habla más que la de Abel, Abel fue violentado, pero Jesús sufrió aún mucho más que todos los justos de esa época, que sufrieron violencia por parte de los impíos y malvados. Y en hebreos 2.14-15, Jesús cuando trajo su reino, nos trajo esperanza, nos recató, del poder y del temor de la muerte.

b) Continuación del reino. En Mateo 23:34-35 Jesús predijo que seriamos perseguidos y que su reino sufriría violencia, así como en la historia primigenia, los justos eran afrentados por la maldad de las personas de esa época, Jesús nos alienta a seguir perseverando en la fe a pesar de las persecuciones que tengamos que enfrentar en este tiempo. Con la cita de Hebreos 11:4, nos alertan a que no seamos desobediente e incrédulos como el pueblo de Israel que por su actitud incorrecta no alcanzaron la promesa. Estas palabras nos advierten de la posibilidad de desviarnos y desenfocarnos por las adversidades.

c) Consumación del reino. En Apo. 21:1-5 y 22:1-2. Nos hablan de dos aspectos importantes que sucederán en la consumación del reino. Llegará un día en el cual la maldad tendrá su fin, ya no reinará más, ni dañará a los justos y fieles hijos de Dios, y por supuesto experimentaremos un rescate final, todo absolutamente todo será nuevo, seremos rescatados de este mundo corrupto y cruel. Estas palabras deben motivarnos a seguir adelante, fieles y llenos de esperanza, anhelando que llegue el tiempo final, donde el bien y el reino serán los grandes protagonistas y nosotros con ellos.

Conclusión

Podemos observar cierta similitud del tiempo de estos capítulos del Génesis con el de ahora, pareciera que nuestra sociedad se va precipitando por el camino incorrecto, y donde todos tendremos que sufrir de estas consecuencias, estamos rodeados de maldad y violencia, pero como en la historia primigenia Dios siempre tiene hombres y mujeres que deciden hacer lo bueno y seguirle. Abel, Set, Enoc, y toda su descendencia son nuestros referentes. Nunca la oscuridad arropa por completo al mundo, siempre hay esperanza, porque nuestro Dios es el Dios de la esperanza viva. Somos llamados a llevar esa esperanza a este mundo que camina en oscuridad. Hoy nuestras vidas son iluminares para los que nos rodean. El compromiso de guardar la fe y la obediencia es nuestro compromiso como el de los justos del libro de Génesis.

Por Milady Carolina Mejías Toro, estudiante de Pregrado en Latinoamérica

administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: