La acción de Dios en la Consejería

La acción de Dios en la Consejería

Tanto en la consejería bíblica como en cualquier otro ministerio se debe siempre evaluar si estamos dejando actuar a Dios y ser guía y servidor principal.

Oración, fundamental

La oración del consejero, tanto dentro de la sesión de consejería como en otros momentos, es esencial para el proceso de consejería, y que el aconsejado tiene que orar como una aplicación de la consejería bíblica.

Es a través de la oración donde permitimos el actuar del Espíritu Santo, sin la oración estamos sin guía ni orientación y las soluciones nunca darán el resultado esperado = la conversión.

El uso de cualquier medio espiritista o sobrenatural en la consejería. Excepto la oración a Dios según las instrucciones bíblicas, es una exposición peligrosa a poderes ocultos y satánicos (Deut 18:10-12; Is 8:19; Mateo 24:24; Apoc 9:21)

La meditación consciente, racional, sobre los atributos de Dios y el contenido bíblico, es una práctica necesaria para todos los cristianos (Josué 1:8; Salmos 1:2; 19:7; 119:50)

La Biblia manual esencial

Las sagradas escrituras, dan direcciones prácticas específicas para la relación de una persona con Dios, con otras personas, y consigo mismo.

Cualquier asunto que no es mencionado específicamente, podrá bajo oración y por medio de la aplicación correcta de principios bíblicos por deducción darle la adecuada orientación.
Todo proceso de consejería tiene que ser detallado y escrupuloso en su investigación de los pensamientos, el comportamiento, la situación, las emociones y el estado físico del aconsejado, y que los resultados tienen que llevar a una dirección práctica al tratar con estas áreas y sus interrelaciones.

El consejero debe tener conocimiento a fondo de la Biblia, y ser capaz de aplicar este conocimiento en la práctica, de igual forma es capaz de poder orientar para la aplicación de disciplina eclesiástica de ser necesaria.

Acciones específicas

• Re-examinar las teorías y prácticas de psicología y consejería, y pedir a Dios que nos muestre donde nos quedamos atrás.

• Arrepentirnos de todos los pecados conocidos, confesándolos y abandonándolos, pidiendo perdón tanto a Dios mismo como a todos aquellos que hemos ofendido, y después haciendo toda restitución posible.

• Pedir a Dios que llene a todo su pueblo con el poder capacitador del Espíritu Santo, para que hagamos que nuestras vidas personales y nuestras teorías y prácticas en la psicología y consejería sean de acuerdo a la voluntad revelada de Dios, en una base consistente y permanente.

• Buscar dirección de nuestros hermanos y autoridades de la iglesia local, en cuanto a cómo podemos mutuamente apoyarnos e influenciarnos unos a otros para que nuestras prácticas glorifiquen a Dios.

La consejería profesional Bíblica pastoral tiene la función de acompañar a la gente para ser restaurada, crecer y se potencie hacia la madurez espiritual y psicológica para servir y adorar a Dios de manera integral.
Desde el cristianismo bíblico la aceptación por parte de Dios no se basa en su conducta sino en la justificación y aceptación de Jesús. El consejero es importante en la obra, pero el verdadero transformador de la vida de cualquier hombre únicamente es Jesucristo.

administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: