Coronavirus y 5 cosas que no ha podido detener

Coronavirus y 5 cosas que no ha podido detener
Articulo original del Dr. Roberto Sánchez, Presidente y CEO de la Universidad Cristiana Logos, publicado en la 6ta. Edición de Logos Magazine

1. La educación

A pesar que la Pandemia causada por el Coronavirus (Covid-19) ha cerrado todos los centros educativos de casi todos los países del mundo, gracias al Internet, la educación ha pasado de los salones de clases físicos a los virtuales.

Aunque esto ya venía desarrollándose poco a poco, el virus simplemente ha acelerado los procesos. Para los países desarrollados esto es solamente una transición, lamentablemente para países en vías de desarrollo o subdesarrollados esto ha sido fatal.

La educación virtual requiere de equipo tecnológico, laptops, tablets, smartphones, etc., y una buena conexión de internet, pero muchos países no cuentan con este recurso para sus escuelas.

Esto ha creado un gran problema educativo para muchos niños que se han visto afectados, al no poder atender sus salones de clases regulares.

Es aquí donde las iglesias pudieran hacer buen uso de los recursos y adoptar escuelas para luego predicar a los alumnos y ayudarles en su necesidad.

La mayoría de escuelas en países pobres aceptan cualquier tipo de ayuda y están siempre dispuestas a escuchar un buen mensaje si se puede colaborar con estas de alguna manera.

El virus ha abierto la puerta de conversaciones, de ayuda, de apoyo de innovación y ahora se puede ver la diferencia grande entre países desarrollados, y aquellas en vías de desarrollo. 

2. La Iglesia

Siempre ha tenido la misión de predicar la Buenas Nuevas y durante estas últimas décadas hemos visto el surgimiento de las mega-iglesias, que han pasado de edificios para 200 – 300 personas a edificios gigantescos que albergan miles de feligreses y devotos cristianos.

Estas edificaciones han llegado a ser masivos no solamente en Estados Unidos pero por toda Latinoamérica y el mundo, edificios multimillonarios que reflejan el crecimiento numérico de estas iglesias.

Durante esta Pandemia estos edificios han quedado desolados y completamente vacíos. Monumentos a una iglesia que se ha caracterizado en estos últimos años por movimientos carismáticos, alabanza y adoración explosiva y sobre todo megaproyectos.

Aunque todo parece hermoso, la iglesia se ha vuelto en muchos casos como un espectáculo donde para atraer a la audiencia se realizan todo tipo de magníficos eventos de todo tipo incluyendo obras de teatro, conciertos, festivales, entre otros.

Todo parece muy hermoso, pero qué del Evangelio? De ir y predicar? De ayudar a las viudas, los huérfanos, al pobre? Todo esto se ha vuelto sistematizado y se escogen ciertas personas para realizar la tarea, pero la mayoría de miembros no se identifica con la necesidad local, sino que desean ser entretenidos.

La Pandemia ha modificado este sistema al no permitir la apertura de edificios de ningún tamaño. ahora el padre familia debe tomar el lugar del pastor y maestro y guiar a su familia.

Aunque las iglesias estén utilizando la tecnología para guiar a sus miembros durante este tiempo, la tarea y responsabilidad de una enseñanza bíblica recae sobre el sacerdote del hogar. Esto permite llegar a más hogares y que el Evangelio sea enseñando donde se debe en el hogar primeramente. 

 

3. El Trabajo

Siempre tener la seguridad de un empleo es algo que nos afirma. Aunque muchos negocios son esenciales y las personas siguen trabajando, un gran porcentaje de personas han perdido sus trabajos debido a la Pandemia.

Esto crea ansiedad y sobre todo puede afectar la salud. Acá es donde debemos confiar en Dios que nos dice que no nos preocupemos que confiemos en Él, ya que es Él quién da el alimento.

Vosotros, pues, no os preocupéis por lo que habéis de comer, ni por lo que habéis de beber, ni estéis en ansiosa inquietud.” Lucas 12:29.

Nuestro Padre Celestial quiere que tengamos plena confianza en Él y que aprendamos a depender. Hay que recordar que nuestros Dios es un Dios de esperanza y esta esperanza las que sostiene nuestra fe y nos ayuda a cada dí esperar lo mejor en Él.

Las oportunidades de nuevos trabajos se darán, o bien para algunos otros, este será el tiempo preciso para lanzar un nuevo proyecto, el poder lanzar su propio negocio, el tiempo de creerle a Dios. 

 

4. La Familia

La familia siempre ha sido la parte central de la sociedad. Familias sanas, crean hogares sanos y por lo tanto iglesias sanas.

Debido a la época en que vivimos de los avances tecnológicos y de los requerimientos de la vida, en muchas sociedades el tomar vacaciones o bien un tiempo para estar con las familias parecía algo imposible.

Sin embargo el Covid-19, ha abierto una gran oportunidad para compartir con nuestros hijos, con nuestras esposas. Esto como resultado que muchos países han adoptado algún tipo de cuarentena.

Cuando lean esto es probable que ya la cuarentena o el mantenerse en el hogar sin tener contacto con otras personas ya se haya cancelado, pero nos quedan las lecciones de haber compartido un tiempo como nunca antes en familia.

Yo personalmente no recuerdo un tiempo, en donde he estado por más de dos semanas en casa, debido al trabajo, estudios, viajes. Esta Pandemia, me ha permitido disfrutar de la compañía de aquellos que amo.

Es doloroso escuchar que muchas personas, por el lado contrario, el tiempo en casa les ha permitido ver que no tienen ninguna relación ni con su cónyuge, ni con los hijos. Pero en lugar de tratar de arreglar esta situación optan por pleitos, peleas y luchas.

Si Dios te ha mostrado cosas que necesitan arreglarse en la familia no debes dejarlo para más tarde. Actúa ya arrepiéntete, permítele a Dios que transforme tu familia, que la haga un ejemplo a seguir. 

 

5. Las finanzas

La Biblia promueve el ahorro y nos enseña a ver a las hormigas: Las hormigas, pueblo no fuerte, Y en el verano preparan su comida;” Proverbios 30:25.

Siempre van a ver tiempos buenos y tiempos malos en la vida. Por eso debemos aprender que hay distintas temporadas y Dios es nuestro proveedor.

Pero debemos ser sabios en cómo utilizar los recursos. Ningún agricultor se come todas sus semillas, siempre guarda las mejores para poder sembrar y continuar cosechando.

Jesucristo enseñó sobre finanzas y en las parábolas podemos encontrar muchos versículos claves respecto a cómo debemos manejarnos con el interés, en ayudar a otros, en producir.

Dios nos ha dado dones y habilidades de manera que podamos compartir con otros y darle gloria en el proceso.

En este proceso de carencia, donde personas han perdido sus trabajos o no tienen ahorros es cuando más debemos apoyarnos y servirnos unos a otros. Debemos aprender cómo manejar nuestro dinero.

Es interesante que todos los días utilizamos dinero para comprar, vender, pagar, divertirnos, etc., pero muy pocas personas le dedican el tiempo para diseñar presupuestos, planes futuros y ventajas de inversiones.

Debemos siempre recordar que cuando dejemos este mundo no podremos llevarnos nada. Pero mientras estemos aquí es nuestra responsabilidad ayudar a otros y cómo lo haremos si no podemos ni ayudarnos nosotros mismos.

El virus ha provocado que ciertos sectores crezcan impresionantemente, mientras que otros negocios están al borde de desaparecer. Así que, con este cambio vienen nuevas oportunidades financieras. 

 

Ahora es cuando debemos aprovechar para reflexionar sobre estos puntos que la Pandemia no puede detener: La educación, la iglesia, el trabajo, la familia y las finanzas en la vida de una persona. Dios te bendiga.

administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: