20 frases sobre la ciencia de la hermenéutica

20 frases sobre la ciencia de la hermenéutica

 

El libro La hermenéutica de Cristo explica las diferencias entre la hermenéutica cristocéntrica y la hermenéutica cristotélica, presentando a la última como el método de interpretación usado por Cristo y los apóstoles. En sus páginas, encontré varias frases axiomáticas sobre la interpretación bíblica que pueden ser de provecho para todo creyente. Aquí te presento las siguientes 20 frases sobre la ciencia de la hermenéutica.


La Biblia misma asevera su significado, no lo que desee el lector, lo que imponga la comunidad o lo que creemos arbitrariamente que un texto pudiera indicar (p. 58).

El Antiguo Testamento está lleno de ejemplos que demuestran cómo los profetas desarrollaron una teología sana (p. 66).

Los profetas mantienen el significado original de un texto y se concentran en las aplicaciones específicas del mismo, continuando con frecuencia la manera en que sus predecesores usaban un texto (p. 66).

Los apóstoles no se apartan de la lógica veterotestamentaria, sino que la retoman y la continúan (p. 67).

El uso del Antiguo Testamento por parte de los apóstoles no avala un cambio hermenéutico, sino más bien una continuidad hermenéutica (p. 68).

Los apóstoles mantienen el significado del Antiguo Testamento y siguen siendo consistentes con la implicación teológica desarrollada por los profetas (p. 72).

La forma en que el Antiguo Testamento se conecta con el Nuevo Testamento y con Cristo ya fue establecida por los profetas y apóstoles (p. 72).

La única manera de sobrellevar la vida con todas sus demandas en el vivir cotidiano es conocer todo el consejo de la Palabra de Dios (p. 78).

Los autores originales del Antiguo Testamento dejaron marcas en el texto mismo que anticipan al Mesías que el Nuevo Testamento identifica como Jesucristo, el rey (p. 108).

Debido a que el texto tiene un solo sentido, este debe ser determinado por lo que el autor original quiso comunicar, no por lo que el lector actual quiere entender (p. 114).

En la hermenéutica histórico-gramatical, el término “histórico” se refiere a que el texto debe ser interpretado de acuerdo a la situación histórica en la que fue escrito, mientras que “gramatical” expresa la idea de algo literal (p. 116).

La predicación sana comienza por una hermenéutica sana (p. 145).

Las Escrituras interpretan las Escrituras respetando la intención original del autor, es decir, extrayendo el significado del texto, no imponiendo uno al texto (p. 168).

La responsabilidad de todo predicador fiel es aprender a respetar el texto. No se debe imponer en el texto algo que el texto no tiene la intención de comunicar (p. 175).

Las verdades de Dios no solamente tienen que ver con el evangelismo, sino también con la edificación (p. 177).

El Antiguo Testamento no es un documento antiguo que ha quedado en el olvido, sino que es tan vigente y autoritativo como cuando se escribió por primera vez (p. 178).

El amor y la gracia de Dios no permiten ningún tipo de legalismo vacío que enfatice un sistema de reglas con el fin de alcanzar tanto la salvación como el favor de Dios (p. 183).

El legalismo es una afrenta a la gracia de Dios que transforma el cristianismo en una serie de regulaciones frías, porque toma la ley de Dios fuera de su contexto original que tiene que ver con la gracia de Dios (p. 183).

La interpretación cristotélica no ignora la gracia de Dios, sino que la extiende predicando fielmente la intención del texto bíblico (p. 185).

Ya sea que se interprete la Biblia para uso personal o para enseñar a otros, se debe ser fiel al texto, la intención original del autor (p. 188).

 

Este artículo fue escrito por Nimrod López, y fue publicado originalmente en Coalición por el Evangelio. Para más artículos y contenidos como este, visita www.coalicionporelevangelio.org

administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: