Interpretación Bíblica de los Textos de Argumentación

Interpretación Bíblica de los Textos de Argumentación

Introducción

Los textos de argumentación son un género literario muy rico en presencia dentro de la Biblia. Digamos que por defecto, las epístolas son las que mayormente están consideradas las reinas de este género literario y, en efecto, lo son. De hecho, hasta podríamos hablar acerca del género literario epistolar. De los 27 libros del Nuevo Testamento, 22, es decir, el 81,5 % corresponden a las epístolas. Hanna (2011) dice: 

“Casi toda la literatura de las epístolas se considera como argumentación, excepto cuando  el autor relata acontecimientos. Por ejemplo, en Gálatas 1:13-2:14, Pablo relata acontecimientos importantes de su vida pasada para apoyar el argumento de que nadie es justificado por las obras de la ley. Aunque la carta a los Gálatas está escrita principalmente en prosa de argumentación, los acontecimientos expresados en 1:13-2:14 se expresan en forma narrativa” (pág. 241).

No obstante, existen muchos textos de argumentación dispersos en las Sagradas Escrituras.

Podemos encontrar textos de argumentación o discursivos en los textos narrativos, bajo la figura de discursos. Los autores narrativos de la Biblia suelen insertar discursos de diferentes dimensiones como parte de su composición literaria. Por ejemplo, el evangelista Mateo seleccionó cinco discursos de Jesús y los dispuso en forma de compendio en su versión del Evangelio(1). De igual forma, podemos encontrar textos de argumentación en algunos salmos, en la Ley de Moisés, en el libro de Proverbios, Eclesiastés y en oraciones, principalmente, en el Antiguo Testamento(2).

La interpretación bíblica de los textos argumentativos requiere, al igual que los otros géneros literarios presentes en la Biblia, principios hermenéuticos exclusivos para su sana exégesis. 

Principios Hermenéuticos Requeridos

La interpretación bíblica de los textos de argumentación resulta muy interesante desde la perspectiva de la hermenéutica. Existen varios principios hermenéuticos claves para la interpretación bíblica de los textos  de argumentación o discursivos. 

Naturaleza de los Textos de Argumentación

Un aspecto hermenéutico que caracteriza a los textos de argumentación es que su naturaleza es prescriptiva o normativa. A diferencia de la literatura narrativa cuya naturaleza es descriptiva, los textos de argumentación ofrecen normas para la vida de fe.  Esto significa que lo que se expresa en este género literario debe ser de riguroso cumplimiento por parte de los discípulos. Por ejemplo, cuando el apóstol Pedro dice: “Sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir” (Reina-Valera, 1960,1 Pedro 1:15), implica que esto debe llegar a ser una realidad en cada uno de nosotros por el carácter prescriptivo de este tipo de literatura. 

 La Línea Editorial del Autor

Por otra parte, los textos de argumentación necesariamente siguen el estudio general, la Macro Literatura,  de cualquier otro libro de la Biblia en lo que respecta al Entorno Subyacente del Texto. Es preciso que usted determine la línea editorial del autor en su composición literaria a fin de tener una mejor interpretación bíblica del texto argumentativo que está estudiando. 

La Ocasión en los Textos de Argumentación

 Tanto para las cartas o epístolas del NNTT, así como también  para los discursos insertados dentro de alguna narrativa, oraciones, entre otros, es de carácter imprescindible comprender la ocasión cuando se generó tal composición literaria o discurso para una acertada interpretación bíblica. La ocasión(3) en la que se genera la carta, epístola, discurso u oración que el autor narrativo inserta en su composición literaria, es de carácter trascendental comprenderla para lograr identificar el propósito literario del autor. Sin este elemento exegético será muy difícil ceñirse a una interpretación bíblica fiel al texto inspirado por Dios.

El Círculo Anverso y Reverso de la Hermenéutica 

De igual forma,  los textos de argumentación es necesario pasarlos por el Círculo Anverso y Reverso de la Hermenéutica para aplicar el proceso de Descontextualización  y Recontextualización del texto(4) a fin de lograr una interpretación bíblica adecuada.

El Punto Diferencial en los Textos de Argumentación

Entonces, ¿Qué diferencia el estudio de los textos de argumentación de los otros géneros literarios para su interpretación bíblica? ¿Tiene algo en particular que amerita ser conocido con precisión? En efecto, ¡Sí! Se trata de la estructura del texto sujeto a investigación exegética. La estructura de los textos de argumentación es imprescindible poderla comprender. La razón fundamental de esto es que los autores de este género literario presentan tesis, propuestas de vida, que desarrollan con diferentes enfoques a fin de persuadir a su audiencia a incorporar a sus vidas las tesis o las propuestas de vida planteadas(5).

A continuación, explicaré este principio hermenéutico y técnica exegética que nos ayuda sobremanera a la interpretación bíblica de los textos de argumentación.

La Estructura del Texto y El Diagrama en Bloque

Para efectos de la comprensión de la estructura del Texto, es indispensable que el intérprete de la Biblia piense en función de los “párrafos” presentes en el texto. Un párrafo  es un fragmento literario que contiene una idea principal desarrollada por oraciones principales y subordinadas asociadas a través de  sus respectivos conectores subordinantes, y finaliza con el signo de puntuación: punto y aparte (.). 

El análisis comprensivo de la estructura de un párrafo se basa en determinar con suma precisión las relaciones lingüísticas entre las diferentes oraciones principales y las subordinadas. Si erramos el antecedente lingüístico o palabra de la cual depende una oración subordinada, como por ejemplo,  errar el antecedente lingüístico de  un gerundio, o de un pronombre relativo o alguna conjunción subordinante, corremos el riesgo de tergiversar el mensaje del texto inspirado por Dios.

Cada párrafo de un texto debe ser considerado, en primer lugar, de forma aislada para realizar los análisis  correspondientes al campo lingüístico que ocupa nuestra atención a los fines de comprender la estructura; y luego, en conjunto con el resto de los párrafos presentes en el texto con la finalidad de entender las conexiones entre ellos y, muy puntualmente, los aportes de cada párrafo a la idea central(6) que el autor presenta en un texto de su composición literaria que estamos estudiando. 

Los párrafos son la clave hermenéutica de los textos de argumentación. En la medida que podamos entender su estructura y la sumatoria lingüística total entre los distintos párrafos, con toda certeza tendremos una buena interpretación bíblica de los textos de argumentación.  

Para identificar la estructura de los textos de argumentación es imprescindible seguir una serie de principios lingüísticos que se aprecian de forma clara en una técnica exegética denominada Diagrama en Bloque. 

El lenguaje, sobre todo en forma escrita, resulta muy evidente poder visualizar la estructura, por sencilla o compleja que esta sea. Y esto ocurre en cualquier idioma como veremos a continuación. 

Figura 1

Interpretación Bíblica

Diagrama en Bloque, Griego, (Nestle-Alan 28, Romanos 1:1-7)

Figura 2

Interpretación Bíblica

Diagrama en Bloque, Castellano, (Reina-Valera, 1960, Romanos 1:1-7)

Figura 3

Interpretación Bíblica

Diagrama en Bloque, Inglés, (King James Version, Romans 1:1-7)

Como se puede observar claramente, independientemente de la lengua, la estructura de este texto de Romanos 1:1-7 es exactamente la misma, porque sigue una serie de principios lingüísticos universales.

Elementos necesarios en la Comprensión de la Estructura

Ahora bien, para poder desarrollar la capacidad de comprensión de la estructura de un texto de argumentación, es necesario conocer tres elementos de la lengua en la que trabajamos la investigación del texto:

  1. Las categorías morfológicas de la lengua en la que estudiamos el texto.
  2. La sintaxis de la lengua, que tiene que ver con las relaciones de las diferentes categorías morfológicas dentro de una oración gramatical. 
  3. Las relaciones lingüísticas entre las partes de las oraciones que conforman un párrafo. 

Si desconocemos esto, se nos dificultará comprender con la exactitud deseada la estructura del texto en estudio. De allí la importancia de recibir formación en esta importante área de la interpretación bíblica de los textos de argumentación, a fin de poder desarrollar esta técnica tan necesaria para la comprensión de la estructura de los textos de argumentación. Si es en el idioma original, griego, por ejemplo, mejor aún.

Espero que en su condición de un acucioso estudioso de la Biblia que usted es, amable lector, pueda ser despertado a la realidad de profundizar en el quehacer exegético de los textos de argumentación por lo presentado en este artículo.

 

Si deseas aprender más sobre las Sagradas Escrituras, estudiar teología online y capacitarte para un mejor servicio a Dios, te invitamos a visitar nuestra página Web www.logos.university 

 

Este artículo fue escrito por:
Jorge Eliécer Navarrete G.
Profesor de Ciencias Teológicas y estudiante del programa de Doctorado en Teología de UCL

 

Notas de referencia

 (1) El Sermón del Monte, (Mateo 5-7); La Misión del Discípulo (Mateo 10); La Naturaleza del Reino de Dios (Mateo 13); La Oración y el Perdón en las Relaciones Fraternales (Mateo 18); El Establecimiento del Reino en la Segunda Venida de Jesucristo (Mateo 24, 25).
(2) Salmos 95, que es un salmo didáctico,  es un buen ejemplo de texto de argumentación; también los Salmos 52, 53, que son salmos de enseñanza profética, y salmos de realeza de Jehová como Salmos 93, también son buenos ejemplos en el libro de los Salmos. El Código Moral de la Ley de Moisés,  los Diez Mandamientos, son otro buen ejemplo de texto de argumentación.  En el libro de Proverbios encontramos porciones extensas de textos de argumentación (2, 3, 7, 31). También en el libro de Eclesiastés, por el lado de la literatura sapiencial como el caso de Proverbios, encontramos textos de argumentación (12. 13, 14). Por último, oraciones en el Antiguo Testamento como la realizada por David en el contexto de la recolección de ofrendas voluntarias para construcción del Templo (1 Crónicas 29: 11-19) y una oración realizada por el apóstol Pablo en favor de los Efesios (3:14-21), nos sirven de ejemplo como textos de argumentación también. 
(3)   Esto tiene que ver con el Sitz im Leben (posición de vida) de los destinatarios de la carta, epístola, discurso u oración. Es decir, su contexto caracterizado por las circunstancias particulares que motivaron al autor a dirigirse a su audiencia.  
(4) Para ampliar la información acerca del Circulo Anverso y Reverso de la Hermenéutica, puede consultar (Navarrete, 2020, págs. 101-109).
(5) Esto nos conduce a pensar en un aspecto exegético de suma importancia en la exégesis de los textos de argumentación y me refiero al ARGUMENTO DEL AUTOR. Los autores de textos de argumentación o discursivos, a partir del Sitz im Leben de su audiencia primigenia, trazan un propósito literario para ofrecer respuesta a la situación que vive la comunidad a la que dirigen una carta. Para alcanzar ese propósito literario, los autores se trazan un argumento el cual necesitamos seguir con mucha acuciosidad. Por ejemplo, en Filipenses observamos que esta comunidad eclesiástica enfrentaba básicamente tres problemas. El primero, pobreza (cf. 4:18, 19; 2 Cor. 8, 9); el segundo, oposición externa (cf. 1:15-18; 3:18); el tercero, división y rivalidad entre los líderes (2:1-4; 4:2). Frente a esta realidad situacional, Pablo se propone (propósito) hacerles un llamado a la firmeza en la fe (cf. 4:1), y utiliza como argumento literario el verbo “φρονέω” (phroneo; sentir). Φρονέω (sentir). Φρονέω (phroneo; sentir) es el eje estratégico literario de Pablo en Filipenses. Ocurre diez  veces en esta carta (1:7; 2.2-2 veces-; 2:5; 3.15-2 veces-; 3:19; 4.2; 4:10-2 veces-).  
(6) Es muy importante diferenciar el concepto entre la idea principal de un párrafo (de qué trata el párrafo), las oraciones principales y subordinadas de un párrafo (cómo desarrolla el autor esa idea principal de un párrafo) y  la idea central de un texto (de qué habla el autor en el texto). Todo párrafo tiene una idea principal que el autor presenta y desarrolla a través de oraciones principales y oraciones subordinadas. No obstante, entre los diferentes párrafos que conforman a un texto objeto de investigación exegética, existe una idea central alrededor de la cual gira todos los párrafos con sus ideas principales. 
Por ejemplo, en Mateo 28:18-20, Jesús presenta la misión que sus discípulos deben desarrollar. Se observan en el texto, tres párrafos claramente distinguibles: 18; 19, 20ª; 20b. Cada párrafo tiene su idea principal: La Autoridad de Jesús (18); La Misión del discípulo (19, 20ª); y la seguridad del éxito de la misión: la compañía de Jesús (20b). Estas ideas principales son desarrolladas por oraciones principales y subordinadas. Por ejemplo, el párrafo 2 (19, 20ª) la oración principal es “haced discípulos a todas las naciones”. Pero, las oraciones subordinadas vienen esquematizadas por los gerundios “bautizándolos y enseñándoles” y el pronombre relativo “que” (que os he mandado). No siempre una idea principal es desarrollada por medio de oraciones principales y subordinadas. No obstante, así ocurre por lo general.
Ahora bien, en este texto de Mateo 28: 18-20 encontramos una idea central alrededor de la cual giran las demás, y es la del párrafo 2: “Haced discípulos a todas las naciones”.

Bibliografía

Hanna, R. (2011). Sintaxis Exegética del Nuevo Testamento Griego. El Paso, Texas, EE.UU.: Mundo Hispano/ Casa Bautista de Publicaciones.
King James Version. (s.f.). BibleGateway . Obtenido de https://www.biblegateway.com/passage/?search=Romans+1&version=KJV
Navarrete, J. (2020). De Regreso a la Predicación Expositiva. Tucson, Arizona, EE.UU.: Impreso en los Talleres de Amazon.
Nestle-Alan 28, N. (s.f.). Deutsche Bibel Gesellschaft ACADEMIC, Edición 28. Recuperado el 20 de Noviembre de 2021, de https://www.academic-bible.com/en/online-bibles/novum-testamentum-graece-na-28/read-the-bible-text/bibel/text/lesen/stelle/55/10001/19999/ch/0374a701497f57c91e449bf4de23471e/
Reina-Valera 1960. (s.f.). Bibliatodo. Obtenido de https://www.bibliatodo.com/la-biblia/Reina-valera-1960/1pedro-1
administrator

Related Articles

2 Comments

Avarage Rating:
  • 0 / 10
  • Eguzki Arozena , 17 enero 2022 @ 17:55

    Excelente presentación general de todos los aspectos relevantes que deben ser considerados al momento de abordar un texto de argumentación.

    • Logos Staff , 23 enero 2022 @ 13:06

      Saludos Eguzki Arozena,

      Gracias por dejar tu comentario.
      Es bueno saber que nuestros contenido es apreciado por nuestros lectores.
      Si estás interesado en alguno de nuestros programas de estudio te invitamos a ver nuestra web oficial http://www.logos.university

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: